Categorías
Salud

ABC de las vitaminas ¿Cuáles son sus beneficios?

Las vitaminas son nutrientes esenciales que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento y su déficit puede provocar algunas alteraciones en la salud. Te contamos la importancia de las vitaminas, sus funciones y en cuáles alimentos podemos encontrar cada una.

Existen 13 vitaminas que se dividen en dos grupos: Vitaminas liposolubles, que se encargan de almacenar el tejido graso de nuestro organismo y también en el hígado, pero su consumo en exceso puede ser perjudicial. Las cuatro vitaminas liposolubles son A, D, E y K. Mientras tanto, el otro otro son las hidrosolubles, las cuales se disuelven en agua y el organismo no puede almacenarlas, por lo que su aporte diario a través de la alimentación es fundamental. Las vitaminas hidrosolubles son C, B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12 y H.

Pero más allá de un abecedario médico, estas vitaminas tienen funciones importantes para la salud y la falta de ellas puede ocasionar algunas molestias como cansancio, fragilidad en uñas y pelo o alteraciones en las mucosas.

Vitamina A: contribuye a la formación y mantenimiento de dientes, tejidos óseos y blandos, cabellos y piel. Además, ayuda en la conservación de la visión nocturna. Esta vitamina está presente en verduras y frutas de color rojo, naranja o amarillo así como en los vegetales de hoja verde oscuro.

Vitamina B1: fundamental para fomentar la producción de la energía necesaria para el funcionamiento de los nervios, músculos y corazón. Esta vitamina puede encontrarse en cereales integrales y su derivados (pasta integral, pan integral, etc.)

Vitamina B2: promueve el crecimiento saludable y la reparación de los tejidos. Se encuentra en alimentos como el queso, verduras de hoja verde, germen de trigo y cereales integrales.

Vitamina B3: ayuda a convertir los alimentos que se consumen en la energía que se necesita. Favorece la producción de hormonas sexuales y ayuda a conservar la piel sana. Algunos alimentos ricos en esta vitamina son las carnes, los pescados, los frutos secos, los lácteos, los huevos, los cereales integrales, las legumbres, la levadura de cerveza, el germen de trigo y el aguacate.

Vitamina B6: interviene en la formación de glóbulos rojos y anticuerpos, también contribuye a reforzar el sistema nervioso y digestivo. Presente en legumbres, nueces, huevos, cereales integrales y sus derivados.

Vitamina B9: es necesaria para el crecimiento y formación de tejidos y glóbulos rojos. Además, tiene múltiples funciones relacionadas con el sistema nervioso y el adecuado funcionamiento del sistema cardiovascular. Esta vitamina sólo se encuentra en alimentos de origen animal, como los huevos y lácteos.

Vitamina C: ayuda a conservar las encías, huesos y dientes. Mejora la absorción del hierro y aporta a reforzar el sistema inmunitario. La podemos encontrar en frutas cítricas (por ejemplo: naranjas y pomelos/toronjas) y sus jugos, así como pimientos rojos y verdes y kiwi.

Vitamina D: Contribuye a la absorción del calcio de los alimentos y controla el nivel de calcio en sangre para obtener una correcta coagulación. La luz solar es la mayor fuente de vitamina D.

Vitamina E: es un nutriente importante para la visión, la reproducción y la salud de la sangre, el cerebro y la piel. Asimismo, tiene propiedades antioxidantes, las cuales son sustancias que pueden proteger las células contra los efectos de los radicales libres. La podemos encontrar en alimentos como maíz, nueces, aceitunas, vegetales de hoja verde, aceites vegetales, germen de trigo y alubias secas.

Vitamina H: ayuda a algunas enzimas a descomponer sustancias del cuerpo para obtener energía y ayuda a que los tejidos se desarrollen. Regula los niveles de azúcar en la sangre, mejorando el metabolismo de la insulina. Además, es un buen aliado contra la depresión y el insomnio. La encontramos en el aguacate, avena, ajo, sésamo y lentejas.

Vitamina K: tiene un papel fundamental en la coagulación de la sangre y está presente en alimentos como el repollo, coliflor, espinaca, cereales y soja.

De esta manera, reconocemos la importancia de las vitaminas para el buen funcionamiento del organismo y cómo a través de la alimentación podemos encontrarlas y evitar déficits vitamínicos que pueden tener incidencias en la salud.