Categorías
Alimentación Saludable Salud

Hábitos para sonreír toda la vida: tips para una buena salud bucal

Una buena salud bucodental se consigue a través de buenos hábitos de higiene y es indispensable para preservar nuestra salud y bienestar. Hoy te contamos cuáles son esos hábitos que debes tener presente a diario para tener una sonrisa sana.

De acuerdo con la OMS, una buena salud bucodental es “la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o de garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales (de las encías), caries, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial”.

  1. Cepilla tus dientes por lo menos 2 veces al día: es el principio básico para una buena higiene. En este sentido, es importante cepillarse después de cada comida. Además, es clave hacer uso de la seda dental para prevenir la acumulación de bacterias. 
  1. Elige una correcta crema dental: puedes optar por elegir la que contenga flúor y calcio. Estos dos ingredientes protegen a tus dientes de ácidos mientras fortalecen el esmalte y la estructura. También dependerá de las necesidades de cada persona: blanqueadoras, anticaries, para dientes sensibles, etc.
  1. Ten presente la técnica de cepillado: cepillarse correctamente es fundamental para el cuidado de los dientes. La forma de hacerlo importa mucho al momento de eliminar las bacterias. Consulta con tu dentista cuál es la mejor forma de hacerlo. 
  1. Acude al dentista regularmente: por lo menos una vez al año considera visitar a tu dentista para revisar periódicamente el estado de tu salud dental y prevenir enfermedades. 
  1. Elimina el consumo de tabaco: los componentes nocivos que posee el tabaco generan enfermedades bucodentales. Además potencia la sequedad e irritación de las mucosas de la boca y de las vías respiratorias, por lo que no existe una correcta oxigenación y se produce el mal aliento.
  1. Hidrátate lo suficiente: La hidratación es indispensable para tener la cantidad de saliva necesaria, lo que permite evitar la boca seca y reducir las bacterias que se asocian a caries y enfermedades de las encías.
Categorías
Alimentación Saludable Salud

¿Cómo el consumo de minerales aporta a la salud?

Los minerales son muy importantes para mantenernos sanos. El organismo usa los minerales para muchas funciones distintas, entre ellas el mantener los huesos, corazón y cerebro funcionando bien. Además, son importantes para las enzimas y las hormonas. En este artículo te contaremos en qué alimentos puedes encontrarlos y sus principales funciones. 

Debemos tener en cuenta que los minerales se clasifican en dos grandes grupos:

  1. Macroelementos o elementos principales: Son los que se encuentran en mayores proporciones en los tejidos. En este grupo encontramos el calcio, el fósforo, el magnesio, el azufre, el sodio, el potasio y el cloro.
  1. Microelementos: Las cantidades que necesitamos de ellos son inferiores. En este grupo se hallan el hierro, el zinc, el yodo, el selenio, el cobre, el cromo, el manganeso, el molibdeno, el flúor y el cobalto.

¿Qué funciones cumplen los minerales en el cuerpo? 

Son esenciales para nuestro cuerpo. Por su parte, los huesos necesitan del calcio, el fósforo para la obtención de energía, la regulación de los fluidos corporales, necesitan del sodio, el potasio y el cloro, mientras que el sistema inmunitario, necesita del zinc, el cobre y el magnesio. 

¿En qué alimentos los podemos encontrar? 

Frutos Secos: Los frutos secos pueden aportar 7 de los 8 minerales esenciales.

Incluyendo calcio, cobre, hierro, fósforo, magnesio, selenio y zinc. Es por esto que este alimento se recomienda en casi todas las dietas. 

Legumbres: Las legumbres aportan al organismo 6 de los 8 minerales esenciales.

Verduras de hoja verde: Estas verduras son una fuente de calcio, cobre, hierro, potasio, magnesio y zinc. Asimismo, son bajas en calorías por lo que pueden incluirse en cualquier comida.

Marisco: El marisco puede aportar varios minerales como el cobre, hierro, fósforo, selenio y zinc. También es rico en ácidos omega 3 y vitamina B12.

Cereales: Los cereales son una fuente de hierro, fósforo, selenio y zinc. Altos en fibra, son también una fuente saludable de hidratos de carbono.

Pescado: El pescado contiene 5 de los 8 minerales esenciales. Poseen calcio, potasio, fósforo, magnesio, y selenio. Además, es una fuente de proteínas de calidad y ácidos grasos omega 3. 

Aguacates: Este alimento es rico en cobre, potasio, y magnesio. Además, los aguacates poseen grasas saludables para el corazón. 

Fuentes: 

Universidad de Murcia: https://www.um.es/lafem/DivulgacionCientifica/CienciaySalud/Portalyblog/cienciaysalud.laverdad.es/index.html 

Cuerpomente.com https://www.cuerpomente.com/alimentacion/15-minerales-dieta-beneficios-dosis_9874 

Categorías
Salud

La importancia del sueño en la salud y la prevención de enfermedades

Está científicamente comprobado que los hábitos de sueño están estrechamente relacionados con la salud física y psicológica del ser humano. Según la Organización Internacional del Trabajo, los hábitos de sueño, así como la privación crónica y los trastornos  del  sueño  muestran  un  claro  impacto sobre  la salud y  la productividad.

En los últimos años ha crecido el interés por el estudio de los hábitos de sueño y su relación con la salud general, ya que influyen negativamente en la calidad de vida de las personas  que  los  padecen  (Juárez  y  Cárdenas,  2006),  asociándose con la   presencia  de  múltiples patologías  tanto  físicas  como  psicológicas. Por esto, es importante reconocer la  influencia  de los  hábitos  de  sueño,  entendidos como calidad,  cantidad  y  rutinas  de  sueño,  y el impacto que tienen sobre  la  salud  y  el  bienestar individual de cada uno de nosotros.

Las investigaciones indican que la cantidad de sueño objetiva, es decir, el número de horas  diarias  dedicada  al  sueño, tanto patrones largos como cortos, son factores de riesgo  de  cáncer,  derrames  cerebrales  y  enfermedades  coronarias,  desarrollo  de  diabetes,  alteraciones  en  el  funcionamiento físico, depresión, ansiedad, abuso de drogas, alcohol o nicotina, incremento en la tasa  de accidentabilidad, inestabilidad  emocional  y  trastornos  psiquiátricos  (Buela-Casal, Miró, Iañez y Catena, 2007)

También es importante tener claros los beneficios de adoptar esta actividad como un hábito diario. Las investigaciones han relacionado dormir lo suficiente con una mejor concentración, productividad y cognición. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), descansar lo suficiente cada noche permite que la presión arterial del cuerpo se regule, evitando así uno de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas más comunes, como lo es la presión arterial alta.

La falta de sueño también está considerada como un factor que contribuye a muchas muertes por causa del suicidio. Además que puede afectar el deseo o la capacidad de una persona de mantener un estilo de vida saludable, contribuyendo así al aumento de peso.

Tal y como hemos podido comprobar, un buen hábito de sueño y descanso, combinado con ejercicio regular y una dieta balanceada aportarán a tu salud grandes beneficios, que evitarán a largo plazo, problemas y enfermedades causadas por este mal hábito.

Claves para lograr buenos hábitos de sueño

  • Mantén un horario de sueño organizado, tanto a la hora de dormir como de levantarte
  • Evita dormir por el día
  • Duerme lo necesario para sentirte saludable, no pases un tiempo excesivo en la cama
  • Genera un ambiente tranquilo y confortable para dormir
  • Intenta leer o tener algún otro ritual inductor del sueño. 
  • Evita estimulantes como alcohol, tabaco o cafeína antes de dormir.