Categorías
Salud

¿Cómo prevenir y controlar la hipertensión?

La hipertensión arterial es una patología crónica en la que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Si la tensión arterial no se controla con tratamiento, puede conllevar a diversas afecciones médicas. Te contamos algunos hábitos que ayudan en la prevención y control de esta patología.

¿Quiénes están en riesgo de padecer presión alta? Cualquier persona puede desarrollar presión alta, sin embargo, hay varios factores que pueden aumentar su riesgo:  

●   Edad: La presión arterial tiende a aumentar con la edad.

●   Peso: Las personas que tienen sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar presión arterial alta.

●   Sexo: Antes de los 55 años, los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de desarrollar presión arterial alta. Después de los 55 años, las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollarla.

●   Hábitos poco saludables: Ciertos hábitos de su estilo de vida pueden aumentar el riesgo de hipertensión, como comer demasiada sal o no consumir suficiente potasio, la falta de ejercicio, beber demasiado alcohol y fumar.

●  Historia familiar: Los antecedentes familiares de hipertensión arterial aumentan el riesgo de desarrollar pre hipertensión o presión arterial alta.

¿Cómo puedo prevenir la presión arterial alta?

Llevar una dieta saludable: Los expertos indican que se debe limitar la cantidad de sodio (sal) que se come y aumentar la cantidad de potasio en la dieta. Además, es fundamental consumir alimentos bajos en grasa, frutas, verduras y granos enteros.

Mantener un peso saludable: Uno de los factores de riesgo de la hipertensión es la obesidad. Mantener un peso equilibrado ayuda en la prevención de la presión alta y demás enfermedades. El ejercicio es el mejor aliado para evitar el sobrepeso.

Limitar el consumo de alcohol: Beber mucho alcohol puede aumentar la presión arterial, los hombres deben limitar el consumo a no más de dos bebidas al día y las mujeres a una bebida al día.

Hacer ejercicio regularmente: La actividad física es una de las mejores actividades para combatir y prevenir las enfermedades. Se recomienda, al menos, dos horas y media de ejercicio intenso a la semana. Se pueden realizar actividades como caminar a paso rápido, trotar o cualquier actividad física en la que el corazón late más fuerte y respirar más oxígeno de lo habitual.

Evitar el estrés: El manejo del estrés maneja un papel importante en el control de la presión alta. Aprender a relajarse es fundamental para prevenir y controlar la hipertensión. Algunas actividades pueden ser útiles para un buen manejo del estrés como ejercicio, escuchar música, concentrarse en algo tranquilo o sereno y meditar.

Fuentes: 

Medline Plus https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000101.htm 

Organización Panamericana de la Salud https://www.paho.org/es/temas/hipertension 

Categorías
Salud

Los cambios en el estilo de vida para combatir la hipertensión

El Día Mundial de la Hipertensión es una conmemoración que busca promover esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar la presión arterial, uno de los principales factores de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares. Esta enfermedad puede aparecer como un enemigo silencioso. Por lo cual, te compartimos algunos cambios que debes implementar en tu estilo de vida que pueden ayudar a controlarla. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 3 adultos padece hipertensión y consiste en un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

No obstante, diversos estudios revelan que algunas modificaciones del estilo de vida han demostrado ser eficaces para el control de la presión arterial. Conoce cuáles son esos hábitos que debes implementar en tu día a día para ayudar a controlarla.

Reduce el consumo de sal 

Una de las principales recomendaciones de los médicos a los pacientes hipertensos es reducir considerablemente el consumo de sal. Según la OMS,“un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios en el adulto contribuye a disminuir la tensión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio”. 

Esto indica que debes cambiar tus hábitos alimenticios y empezar a llevar una dieta con bajo consumo de sal. Recuerda que comer sano no significa dejar de comer, sino comer mejor. Por lo cual, se recomienda utilizar algunos ingredientes que sean sustitutos de la sal como las especias y hierbas. Por ejemplo, al momento de preparar la carne, se sugiere emplear laurel, nuez moscada, pimienta, salvia, tomillo, ajo, cebolla, orégano o romero. 

Dejar de fumar

El tabaco representa un importante factor de riesgo cardiovascular. Los fumadores tienen más probabilidades de aumentar su presión arterial y su frecuencia cardiaca. De igual manera, las personas hipertensas fumadoras multiplican el efecto perjudicial del tabaco. Dejar de fumar conlleva efectos positivos para la hipertensión y múltiples beneficios para la salud en general. 

Mantener un peso saludable 

El sobrepeso y la obesidad aumenta en gran medida el riesgo de padecer hipertensión. La pérdida de peso reduce el esfuerzo del corazón, así como también puede reducir otros factores de riesgo cardiovascular asociados, como la diabetes y otras enfermedades. 

La principal recomendación es llevar una dieta balanceada y realizar actividad física de manera regular para combatir el sobrepeso. 

Limitar el consumo de alcohol 

Un estudio de la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) concluyó que el consumo excesivo de alcohol puede elevar la presión arterial. Sin embargo, este efecto no se manifiesta si las cantidades de alcohol son moderadas. No obstante, si un paciente es hipertenso, lo más recomendable por los expertos es limitar la ingesta de alcohol. 

Controlar el estrés

Aprender a manejar las emociones puede mejorar tu estado de salud en general, incluida la presión arterial. Aunque no existan pruebas que relacionen directamente el estrés con la hipertensión, reaccionar al estrés de manera poco saludable puede aumentar el riesgo. 

Un manejo adecuado del estrés debe ir acompañado de actividad física, gestionar tu tiempo de manera eficaz, ser positivo, compartir tus sentimientos y emociones y dormir bien. 

Además de las modificaciones de hábitos es necesario la intervención de un profesional de la salud para indicar un tratamiento farmacológico que debe seguir el paciente para controlar la hipertensión. Recuerda que el autocuidado depende de ti y llevar hábitos de vida saludable te permitirá estar más prevenido ante las enfermedades. 

Recuerda mantenerte conectado con nuestro blog para estar al tanto acerca de consejos de prevención y autocuidado, que te ayuden a llevar una vida saludable. En GIMED tu salud y tu bienestar es nuestra prioridad.