Categorías
Deporte Salud

Recomendaciones para generar el hábito de hacer ejercicio

Para nadie es un secreto que el ejercicio físico es uno de los mejores hábitos para tener un estilo de vida saludable y un cuerpo sano. Combatir enfermedades, controlar el peso, promover el sueño y aumentar la energía para rendir mejor en las rutinas diarias, son algunos de los beneficios de realizar actividad física regularmente. Si te cuesta incluir este hábito en tu día a día, aquí te contamos algunas recomendaciones para hacerlo de manera efectiva.

Elige una actividad física que te guste

Si quieres incluir un hábito en tu rutina, lo ideal es optar por actividades que disfrutes. Puedes escoger practicar un deporte o inscribirte en clases especializadas de yoga, zumba u otros tipos de ejercicios. También puedes optar por hacer ejercicios de fuerza con pesas. Hay muchas opciones, procura elegir una actividad que te guste para que sea más gratificante hacerla. 

Planea tus entrenamientos

La planeación de tus entrenamientos será clave para que consigas generar el hábito. Crear una rutina de ejercicios que te sirva como guía, te ayudará a actuar de manera eficaz a la hora de entrenar. Puedes ayudarte de aplicaciones móviles como Nike Training Club o Endomondo.

Escoge el momento ideal para entrenar

Elige un momento del día en el que tengas el espacio para enfocarte en tu actividad física. Escoge un horario que te funcione según tus ocupaciones diarias. Estudios demuestran que realizar ejercicio físico en la mañana ayuda a tener más energía para el día, y realizarlo en la noche ayuda a conciliar el sueño y a tener un descanso profundo.

Plantea objetivos realistas

Es importante iniciar con un objetivo concreto, puede ser mantener tu peso corporal, aumentar masa muscular o simplemente adquirir el hábito del ejercicio. Sé realista con tus objetivos y utilízalos como guía para acostumbrarte a la actividad física.

Organiza tus implementos para entrenar

Ya sea en el gimnasio, al aire libre o en casa, ten listo tus implementos para que sea más sencillo iniciar el entrenamiento. Por ejemplo, tener los accesorios deportivos en un mismo espacio u organizar tu ropa deportiva con anterioridad para las rutinas. 

Incrementa tu motivación

Algunas estrategias para mantener e incrementar la motivación pueden ser:

  • Compartir el tiempo de hacer ejercicio con amigos o familiares
  • Mantener un diario de progreso en el que se revise qué tanto se ha avanzado
  • Escribir los objetivos y leerlos con regularidad
  • Tener una dieta balanceada 

Por último, te invitamos a mantenerte conectado a nuestro blog y redes sociales para que sigas conociendo más recomendaciones que te ayuden a construir hábitos saludables.

Categorías
Salud

¿Cómo empezar a tener un estilo de vida más saludable? Conoce los hábitos que necesitas

Empezar a llevar un estilo de vida saludable es uno de los propósitos que nos trazamos a lo largo de nuestra vida. Estar saludable va más allá de la existencia o no de alguna enfermedad, se trata de un completo bienestar físico y emocional, el cual depende de nosotros. Allí entran factores claves como la alimentación, la actividad física, el autocuidado y la relación con el entorno. Hoy en nuestro blog te contamos cuáles son esos hábitos que nos llevarán a tener un estilo de vida más sano.

Alimentación balanceada

Comer sano no es comer menos, significa consumir los alimentos contemplados en la pirámide nutricional, pero en las proporciones adecuadas. Por su parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades indica que “Un plan de alimentación que ayuda a controlar su peso incluye una variedad de alimentos saludables. Agregar una variedad de colores a su plato es como si estuviera comiendo un arcoíris. Las verduras de hoja verde oscura, las naranjas y los tomates—incluso las hierbas frescas—están llenos de vitaminas, fibra y minerales. Agregar pimientos, brócoli o cebollas congelados a guisos y tortillas aumenta el color y los nutrientes”.

Las entidades mundiales de salud recomiendan comer abundantes verduras, hortalizas frescas y legumbres, junto con pescado fresco. Además, evitar al máximo consumir productos que contengan grasas saturadas y azúcares.

Deja a un lado los hábitos que afectan tu salud

El consumo excesivo de alcohol y tabaco tienen incidencias negativas en la salud. Los estudios científicos confirman que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de algunas enfermedades y ciertos tipos de cáncer.

Controla tu peso

La Organización Mundial de la Salud recomienda equilibrar nuestro peso corporal con el fin de disminuir el riesgo de sufrir problemas de salud como la diabetes, hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares.

Reduce el consumo de sal

Un elevado consumo de sal contribuye a la hipertensión arterial y aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular. Un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios en adultos contribuye a disminuir la tensión arterial y otras enfermedades.

Disminuye el estrés

Llevar un estilo de vida estresante afecta al sistema inmune. Para reducir el estrés debes integrar en tu rutina diaria actividades que puedan ayudar a relajarte: ejercicios de respiración, meditación, compartir tiempo en familia o escuchar música.

Realiza actividad física regularmente

Para conseguir un bienestar integral, debemos implementar rutinas de ejercicios a diario. La actividad física no solamente nos ayuda a mejorar el estado físico, sino también nuestra salud emocional, contribuye a la prevención de enfermedades, ayuda a disminuir el estrés y nos permite dormir mejor.

Equilibrio mental

Una mente sana ayuda a tener un cuerpo sano. Situaciones como el estrés, la ansiedad o el cansancio son señales de que el estado mental no es del todo saludable. Revisa aquello que en tu día a día no te permite equilibrar tus emociones y trabaja en ello. El bienestar emocional va de la mano con el bienestar físico.

Recuerda poner en práctica estos hábitos saludables en tu día a día. Es momento de cuidar nuestra salud más que nunca y la de los que te rodean. Sigue conectado nuestro blog con las recomendaciones para el cuidado de tu salud y la de tu familia.

Categorías
Deporte

Consejos para la recuperación de tus músculos después del entrenamiento

La recuperación muscular después de una sesión intensa de ejercicios es fundamental para evitar dolencias en los días posteriores, lesiones a futuro y mejorar tu rendimiento físico. Conoce las claves para recuperarte rápidamente y retomar tu rutina de ejercicios con la mejor energía.

Cuando realizas entrenamiento fuerzas los huesos, ligamentos, músculos y tendones, y agotas las reservas de energía. Normalmente ese cansancio se manifiesta al día siguiente con dolencias musculares. Si no te recuperas de manera eficaz, te sentirás agotado o tendrás un menor rendimiento. Sin embargo, existen algunas técnicas que ayudan a recuperarte y mantenerte más activo.

La importancia de una correcta hidratación

Beber agua antes, durante y después del entrenamiento es importante tanto para el momento del ejercicio, como la posterior recuperación. Basta con un 5% de deshidratación para perder hasta un 30% del rendimiento. Es decir, si no te hidratas, no podrás dar tu mejor esfuerzo. Una medida recomendada por expertos es beber 1 litro de agua por cada mil calorías consumidas.

Enfriamiento

Una buena opción para acelerar el proceso de recuperación es terminar tu rutina de entrenamiento con una fase corta de enfriamiento. Es decir, no te pares de repente al terminar tus ejercicios. Hazlo de manera progresiva reduciendo el ritmo y la intensidad. Un ejemplo puede ser caminar por lo menos 5 minutos para que el cuerpo vuelva a estar relajado. Esta acción permite que el sistema cardiovascular vuelva lentamente a su estado normal.

Conoce por qué es importante realizar actividad en tiempos de pandemia

Realiza estiramientos

Al finalizar cada sesión, debes completar una serie de estiramientos cortos que permitirán disminuir la tensión de los músculos y mantenerlos más flexibles. Los ejercicios de estiramiento tienen un efecto relajante en el cuerpo y la mente, acelerando el proceso de recuperación.

Descansa lo suficiente

Los músculos crecen durante el descanso. Se recomienda dejar que pasen entre 24 y 72 horas antes de volver a ejercitar el mismo músculo. Si tras un día de descanso notas que la sensación de fatiga no desaparece, es mejor no forzar tu cuerpo y descansar lo suficiente para volver a realizar un esfuerzo físico. Duerme las horas adecuadas para renovar tus energías y recuperarte del ejercicio.

Una alimentación adecuada

Tu cuerpo necesita energía para reponerse, por lo que debes llenar tus reservas una vez dejes de entrenar. Las proteínas son el nutriente esencial que ayuda a que se regeneren tus músculos. Se recomienda consumir alimentos ricos en proteínas y algo de fruta o verdura media hora después de cada sesión de entrenamiento. Tómate en serio la alimentación, es fundamental para recuperar energía.

Green Flex, tu mejor aliado para la actividad física

En GIMED te ayudamos a que nada te detenga. Green Flex Tónico Relajante y Gel Mentolado es un relajante que proporciona sensación de frescura y alivio del dolor en la zona aplicada, lo cual lo hace útil para quienes practican deportes y actividades de alta exigencia muscular. Es ideal para antes y después de la actividad física gracias a su fórmula con Extracto de Cannabis, Árnica, Mentol, aceites de Eucalipto Y Limoneno.

Consíguelo en nuestras droguerías aliadas o a través de www.tudrogueriavirtual.com.

De esta manera, te invitamos a mantenerte atento a nuestro blog, un espacio para el autocuidado y el bienestar, donde seguirás encontrando recomendaciones para proteger tu salud y la de los que más quieres.

Referencias:

Eldiario.es https://bit.ly/3rRMU8R

Freeletics https://bit.ly/2PXe5lv

Blog de Adidas Run https://bit.ly/31RMGEb