Categorías
Deporte Salud

¿Qué comer antes y después del entrenamiento?

Cuando se trata de realizar ejercicio, la nutrición adecuada es muy importante. Lo que comes antes, durante y después de un entrenamiento puede ayudarte a mejorar o incluso afectar tus resultados. Hoy te contamos cuáles son los alimentos esenciales para una correcta rutina de actividad física. 

Una dieta bien planificada te ayudará en tu preparación y recuperación, también a la generación de energía y a prevenir la fatiga. 

Antes del ejercicio

Lo que comas antes de ejercitarte va a determinar el nivel de energía y la calidad de tu rendimiento. Lo recomendable es comer entre dos y cuatro horas antes de hacer ejercicio. Es muy importante que la comida contenga una cantidad moderada de proteínas que ayude en la recuperación después del ejercicio y una gran cantidad de carbohidratos para aumentar el nivel de glucosa en sangre.  

Igualmente, para evitar malestares estomacales al momento del ejercicio, hay que limitar el contenido de grasas y de fibra.

Ideas de comidas para antes de entrenar:

  • Sándwich de pollo
  • Pastas y verduras
  • Avena cocida con leche descremada
  • Un batido de fruta y yogur
  • Barrita de cereales o de energía

Mientras haces ejercicio

Consumir algunos alimentos mientras te ejercitas ayuda a proporcionar carbohidratos a los músculos en funcionamiento y a satisfacer las necesidades diarias de energía y nutrientes. Además, evitará que te canses muy rápido cuando haces rutinas largas y exigentes. 

Ideas de comidas durante el entrenamiento:

  • Bananas
  • Bebidas deportivas isotónicas
  • Uvas pasas
  • Barrita de cereales

Lo más importante durante el ejercicio es una correcta hidratación. El agua absorbe el calor de tus músculos y lo elimina a través del sudor, manteniendo así la temperatura corporal.

Después del ejercicio

Este es uno de los puntos más importantes. La recuperación post entrenamiento a través de una buena alimentación para evitar fatigas y lesiones. Aunque después de hacer ejercicio, seguramente no tendrás muchas ganas de comer, es muy importante consumir ciertos tipos de alimentos. 

Si estás entrenando para fortalecer la masa muscular,  es fundamental incluir proteínas en lo que comas después de hacer ejercicio ayuda a desarrollar y reparar el tejido muscular.

Ideas para comer después de entrenar:

  • 1 o 2 potes de yogur de frutas
  • 1 barrita deportiva (que contenga carbohidratos y proteínas)
  • Un puñado de frutas secas y nueces
  • 1 batido

Para continuar conectado con los temas relevantes de salud y bienestar te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales como @gimedsas y comentarnos qué más quieres leer en nuestro blog. ¡GIMED solo te hace bien!

Fuentes: Bupa Global Salud y Portal web CNN en Español.

Categorías
Salud

Mitos y realidades de la diabetes que debes conocer

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica caracterizada por niveles elevados de glucosa en sangre. De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, una de cada 10 personas en el país sufre de esta enfermedad. Alrededor de la diabetes y su manejo surgen muchas incógnitas que hoy te contaremos y que te permitirán conocer más acerca de esta enfermedad. 

¿Si tengo sobrepeso voy a desarrollar diabetes? Mito

A pesar de que la obesidad es un factor de riesgo para la aparición de esta enfermedad, no todos los casos están relacionados con ella, y muchas personas que tienen un peso normal, llegan a sufrir de diabetes. Lo más importante es llevar hábitos de vida que te permitan mantenerte sano de esta o cualquier otra enfermedad. 

¿Si tengo antecedentes familiares de diabetes puedo ser diabético? Realidad

El riesgo de tener diabetes aumenta en personas que tienen familiares de primer grado de consanguinidad que hayan sufrido de esta enfermedad. En estos casos los chequeos médicos son fundamentales para un control a tiempo. 

¿La diabetes puede generar un infarto? Realidad

Según los expertos, esta enfermedad genera un deterioro en los vasos sanguíneos y se constituye como uno de los factores de riesgo que conllevan a las enfermedades cardiacas.

 ¿Las personas con diabetes no pueden comer dulces? Mito

El consumo ocasional de un dulce o chocolate no se prohíbe para los pacientes que sufren diabetes. Sin embargo, es clave mantener hábitos sanos de alimentación, actividad física y seguir el tratamiento médico. 

¿No es seguro realizar ejercicio si tengo diabetes? Mito  

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda realizar ejercicio para controlar mejor la glucosa. Los más importantes son el aeróbico, la natación y los entrenamientos con estiramientos.

¿Los pacientes con diabetes deben comer solamente  alimentos especiales para diabéticos? Mito

Las personas con diabetes deben comer de manera saludable alimentos bajos en grasa, consumo moderado de sal y azúcar, vegetales, frutas y seguir la dieta recomendada por el médico. 

¿Consumir mucho alcohol produce diabetes? Realidad

El consumo de alcohol en grandes cantidades genera una producción elevada de azúcar en el organismo, lo cual  implica un importante factor de riesgo de sufrir diabetes.

Datos importantes que debes saber sobre la diabetes

  • La diabetes es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores.
  • Los estudios han demostrado que aproximadamente un tercio de las personas con diabetes tipo 2 no están diagnosticadas y ya presentan complicaciones en el momento del diagnóstico. 
  • La diabetes se puede tratar y sus consecuencias se pueden evitar o retrasar con dieta, actividad física, medicación y detección y tratamiento regulares para las complicaciones.

De esta manera, en el mes de la diabetes, desde GIMED queremos concientizar acerca de la importancia de la prevención a través de un estilo de vida saludable que permita evitar esta y otras enfermedades. Además, saber cómo podemos acompañar a familiares o amigos que estén padeciendo diabetes. 

Categorías
Deporte Salud

Recomendaciones para generar el hábito de hacer ejercicio

Para nadie es un secreto que el ejercicio físico es uno de los mejores hábitos para tener un estilo de vida saludable y un cuerpo sano. Combatir enfermedades, controlar el peso, promover el sueño y aumentar la energía para rendir mejor en las rutinas diarias, son algunos de los beneficios de realizar actividad física regularmente. Si te cuesta incluir este hábito en tu día a día, aquí te contamos algunas recomendaciones para hacerlo de manera efectiva.

Elige una actividad física que te guste

Si quieres incluir un hábito en tu rutina, lo ideal es optar por actividades que disfrutes. Puedes escoger practicar un deporte o inscribirte en clases especializadas de yoga, zumba u otros tipos de ejercicios. También puedes optar por hacer ejercicios de fuerza con pesas. Hay muchas opciones, procura elegir una actividad que te guste para que sea más gratificante hacerla. 

Planea tus entrenamientos

La planeación de tus entrenamientos será clave para que consigas generar el hábito. Crear una rutina de ejercicios que te sirva como guía, te ayudará a actuar de manera eficaz a la hora de entrenar. Puedes ayudarte de aplicaciones móviles como Nike Training Club o Endomondo.

Escoge el momento ideal para entrenar

Elige un momento del día en el que tengas el espacio para enfocarte en tu actividad física. Escoge un horario que te funcione según tus ocupaciones diarias. Estudios demuestran que realizar ejercicio físico en la mañana ayuda a tener más energía para el día, y realizarlo en la noche ayuda a conciliar el sueño y a tener un descanso profundo.

Plantea objetivos realistas

Es importante iniciar con un objetivo concreto, puede ser mantener tu peso corporal, aumentar masa muscular o simplemente adquirir el hábito del ejercicio. Sé realista con tus objetivos y utilízalos como guía para acostumbrarte a la actividad física.

Organiza tus implementos para entrenar

Ya sea en el gimnasio, al aire libre o en casa, ten listo tus implementos para que sea más sencillo iniciar el entrenamiento. Por ejemplo, tener los accesorios deportivos en un mismo espacio u organizar tu ropa deportiva con anterioridad para las rutinas. 

Incrementa tu motivación

Algunas estrategias para mantener e incrementar la motivación pueden ser:

  • Compartir el tiempo de hacer ejercicio con amigos o familiares
  • Mantener un diario de progreso en el que se revise qué tanto se ha avanzado
  • Escribir los objetivos y leerlos con regularidad
  • Tener una dieta balanceada 

Por último, te invitamos a mantenerte conectado a nuestro blog y redes sociales para que sigas conociendo más recomendaciones que te ayuden a construir hábitos saludables.

Categorías
Salud

Cáncer de Mama: una lucha que se gana desde la prevención

Este 19 de octubre se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, una oportunidad para promover la concientización hacia todas las mujeres sobre la prevención y la importancia de un diagnóstico oportuno. 

De acuerdo con la OMS, si las tendencias actuales continúan, para el año 2030, se prevé que el número de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama aumente en un 34% en las Américas. Esto es un llamado hacia la prevención, identificar factores de riesgo y cambiar hábitos de vida para disminuir el riesgo de la aparición de esta enfermedad. 

¿Qué se puede hacer para ayudar a prevenir el cáncer de mama? 

Es muy importante realizarse el autoexamen mensualmente, un proceso que consiste en examinarse física y visualmente para detectar cualquier cambio o alteración en sus mamas o axilas y es un método fundamental de diagnóstico precoz del cáncer mamario.

¿Cómo realizarlo correctamente?

Los expertos indican estos pasos:

  • De pie, frente al espejo con los brazos al costado del cuerpo, observe sus pechos en busca de cambio de color, forma, tamaño o piel descamada.
  • Repita, pero esta vez con las manos sobre las caderas, moviendo hombros y codos hacia adelante, para flexionar los músculos pectorales.
  • En la ducha, levante su brazo izquierdo y con la parte plana de los dedos de su mano derecha, examine cuidadosamente su pecho izquierdo.
  • Comienza por la parte superior del contorno del pecho y prosiga en sentido circular, presionando para sentir el tejido interno.
  • Tras completar el círculo, sitúe sus dedos a dos centímetros de distancia y vuelva a realizar el círculo.
  • Examine el área sobre el pecho, especialmente la axila, para comprobar si nota alguna protuberancia.
  • Repita con el pecho derecho.

Factores de riesgo

Tanto la edad, como los antecedentes personales y los antecedentes familiares son factores que pueden elevar el riesgo de que una mujer desarrolle este tipo de enfermedad. 

En cuanto a la edad, en la mayoría de los casos, la enfermedad se desarrolla en mujeres de más de 50 años.

Mientras tanto, una mujer que ha tenido cáncer en una mama presenta un riesgo más elevado de presentar un nuevo cáncer en cualquiera de las mamas.

En cuanto a los antecedentes familiares, el cáncer de mama puede ser hereditario si en su familia se han presentado casos de esta enfermedad. 

Además, existen otros factores de riesgo como los antecedentes personales de cáncer de ovario, menstruación temprana y menopausia tardía, entre otros. 

¿Qué estilo de vida adoptar para la prevención del cáncer de mama? 

Lleva un peso saludable: es fundamental tener un peso que te permita sentirte sana. Estudios recientes han demostrado que las mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Realiza actividad física: la disminución del ejercicio se asocia con el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama o cualquier otro tipo de enfermedad. La actividad física regular es el mejor aliado para una vida saludable. Por lo cual, se recomienda realizar ejercicio moderado o intenso de manera diaria. 

Limita el consumo de alcohol: un consumo de alcohol excesivo aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama, así como también el riesgo de que el cáncer reaparezca después del tratamiento.

Aunque no exista un manual para prevenir el cáncer, un estilo de vida saludable es muy favorable para la prevención de estas y muchas otras enfermedades. Hoy te invitamos a crear conciencia sobre la importancia de un diagnóstico oportuno. No olvides siempre consultar a tu médico. 

Categorías
Salud

Hábitos para un corazón sano

Cada 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón, una iniciativa de OMS (Organización Mundial de la Salud) con el objetivo de concientizar acerca de las enfermedades cardiovasculares, su prevención y control a tiempo. En el marco de esta conmemoración, te contamos los hábitos saludables que debes tener presente en tu vida diaria para cuidar tu corazón. 

De acuerdo con la OMS, “los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares cobran más de 17 millones de vidas al año. Y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones para el año 2030”. Por lo cual, es necesario empezar a llevar hábitos que ayuden a cuidar la salud cardiaca. 

La clave es una alimentación equilibrada

Lo que comemos tiene gran incidencia en nuestra salud. Una alimentación saludable es fundamental para cuidar el corazón. Debemos evitar grasas saturadas, productos precocinados, carnes rojas y productos azucarados. Es recomendable incluir pescado azul, alimentos ricos en omega 3, frutos secos y aceite de oliva en nuestra dieta.

Practica ejercicio de manera regular

Mantenernos activos físicamente ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas. Por lo cual, debemos incluir una rutina de ejercicio semanal para cuidar el sistema cardiovascular. La OMS recomienda como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana. 

Controlar el nivel de glucosa en sangre

Según la Asociación Americana de Diabetes, las enfermedades cardiovasculares son responsables del 80% de los fallecimientos en personas con diabetes. Por lo cual, es importante controlar el nivel de azúcar en sangre con el fin de que se pueda recibir tratamiento en caso de que el especialista diagnostique diabetes. 

Dejar de fumar

El tabaco es uno de los principales enemigos del corazón. Fumar aumenta considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, ya que la nicotina daña directamente las arterias y produce alteraciones en la coagulación de la sangre, aumentando el riesgo de trombosis.

Mantener un peso corporal bajo control

Estudios demuestran que la obesidad agrava los problemas cardíacos por el sobreesfuerzo al que está sometido el corazón y predispone al organismo a sufrir enfermedades como hipertensión, cardiopatía coronaria, accidentes cerebrovasculares, entre otros. 

Conseguir un peso saludable se puede lograr a través de una alimentación balanceada y actividad física regular. La clave está en elegir alimentos con bajo aporte calórico; realizar cinco comidas al día, combinar verduras, frutas, pescado, aves y reducir la ingesta de carnes rojas y carnes procesadas.

Descansa lo suficiente y controla la ansiedad

Dormir las horas adecuadas mantiene nuestros niveles hormonales, regula la respiración y ayuda a reducir la presión arterial. Mientras tanto, el estrés es un factor de riesgo que puede desencadenar enfermedades cardiovasculares. Por lo cual, es muy importante también cuidar la salud mental, ya que esta puede tener incidencias en la salud del corazón.

Realizarse chequeos regulares

Muchos de los riesgos que pueden afectar nuestro corazón no siempre se manifiestan con síntomas en sus etapas iniciales. Por ello, es fundamental visitar regularmente a nuestro médico y realizar chequeos que puedan identificar factores de riesgo que afecten la salud cardiaca. La Organización Mundial de la Salud establece un chequeo cada cuatro años hasta los 40, cada dos de los 40 a los 60 y un chequeo anual a partir de esta edad.

Lo cierto es que la mayoría de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir llevando a cabo estos hábitos saludables, que al principio pueden parecer difíciles de incorporar en nuestra vida diaria, pero que una vez se conviertan en hábitos reales, los beneficios para nuestra salud serán mayores. 

Te invitamos a seguir conectado a nuestro blog y redes sociales para continuar conociendo más recomendaciones que te ayuden a llevar una vida más saludable. 

Categorías
Salud

ABC de las vitaminas ¿Cuáles son sus beneficios?

Las vitaminas son nutrientes esenciales que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento y su déficit puede provocar algunas alteraciones en la salud. Te contamos la importancia de las vitaminas, sus funciones y en cuáles alimentos podemos encontrar cada una.

Existen 13 vitaminas que se dividen en dos grupos: Vitaminas liposolubles, que se encargan de almacenar el tejido graso de nuestro organismo y también en el hígado, pero su consumo en exceso puede ser perjudicial. Las cuatro vitaminas liposolubles son A, D, E y K. Mientras tanto, el otro otro son las hidrosolubles, las cuales se disuelven en agua y el organismo no puede almacenarlas, por lo que su aporte diario a través de la alimentación es fundamental. Las vitaminas hidrosolubles son C, B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12 y H.

Pero más allá de un abecedario médico, estas vitaminas tienen funciones importantes para la salud y la falta de ellas puede ocasionar algunas molestias como cansancio, fragilidad en uñas y pelo o alteraciones en las mucosas.

Vitamina A: contribuye a la formación y mantenimiento de dientes, tejidos óseos y blandos, cabellos y piel. Además, ayuda en la conservación de la visión nocturna. Esta vitamina está presente en verduras y frutas de color rojo, naranja o amarillo así como en los vegetales de hoja verde oscuro.

Vitamina B1: fundamental para fomentar la producción de la energía necesaria para el funcionamiento de los nervios, músculos y corazón. Esta vitamina puede encontrarse en cereales integrales y su derivados (pasta integral, pan integral, etc.)

Vitamina B2: promueve el crecimiento saludable y la reparación de los tejidos. Se encuentra en alimentos como el queso, verduras de hoja verde, germen de trigo y cereales integrales.

Vitamina B3: ayuda a convertir los alimentos que se consumen en la energía que se necesita. Favorece la producción de hormonas sexuales y ayuda a conservar la piel sana. Algunos alimentos ricos en esta vitamina son las carnes, los pescados, los frutos secos, los lácteos, los huevos, los cereales integrales, las legumbres, la levadura de cerveza, el germen de trigo y el aguacate.

Vitamina B6: interviene en la formación de glóbulos rojos y anticuerpos, también contribuye a reforzar el sistema nervioso y digestivo. Presente en legumbres, nueces, huevos, cereales integrales y sus derivados.

Vitamina B9: es necesaria para el crecimiento y formación de tejidos y glóbulos rojos. Además, tiene múltiples funciones relacionadas con el sistema nervioso y el adecuado funcionamiento del sistema cardiovascular. Esta vitamina sólo se encuentra en alimentos de origen animal, como los huevos y lácteos.

Vitamina C: ayuda a conservar las encías, huesos y dientes. Mejora la absorción del hierro y aporta a reforzar el sistema inmunitario. La podemos encontrar en frutas cítricas (por ejemplo: naranjas y pomelos/toronjas) y sus jugos, así como pimientos rojos y verdes y kiwi.

Vitamina D: Contribuye a la absorción del calcio de los alimentos y controla el nivel de calcio en sangre para obtener una correcta coagulación. La luz solar es la mayor fuente de vitamina D.

Vitamina E: es un nutriente importante para la visión, la reproducción y la salud de la sangre, el cerebro y la piel. Asimismo, tiene propiedades antioxidantes, las cuales son sustancias que pueden proteger las células contra los efectos de los radicales libres. La podemos encontrar en alimentos como maíz, nueces, aceitunas, vegetales de hoja verde, aceites vegetales, germen de trigo y alubias secas.

Vitamina H: ayuda a algunas enzimas a descomponer sustancias del cuerpo para obtener energía y ayuda a que los tejidos se desarrollen. Regula los niveles de azúcar en la sangre, mejorando el metabolismo de la insulina. Además, es un buen aliado contra la depresión y el insomnio. La encontramos en el aguacate, avena, ajo, sésamo y lentejas.

Vitamina K: tiene un papel fundamental en la coagulación de la sangre y está presente en alimentos como el repollo, coliflor, espinaca, cereales y soja.

De esta manera, reconocemos la importancia de las vitaminas para el buen funcionamiento del organismo y cómo a través de la alimentación podemos encontrarlas y evitar déficits vitamínicos que pueden tener incidencias en la salud.

Categorías
Salud

Conoce las claves para perder peso y ganar salud

Los estudios demuestran que una alimentación saludable, una dieta balanceada y la práctica de actividad física tienen efectos positivos para mantener un peso saludable a largo plazo. Sin embargo, muchas veces nos preguntamos ¿por dónde empezar? Te contamos algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para alcanzar un peso saludable a través de un equilibrio en la alimentación y hábitos de vida sanos.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, el control de peso radica en lograr un equilibrio: equilibrar la cantidad de calorías que se consume con la cantidad de calorías que el cuerpo gasta.

¿Cómo puedo saber si tengo un equilibrio calórico?

Si tu peso se mantiene estable, quiere decir que tienes un equilibrio calórico. Para aproximarse a saber cuántas calorías comes actualmente, debes anotar los alimentos y bebidas que consumes a diario. Al hacerlo, puedes estar más al tanto acerca de tu alimentación y así controlar aquellos hábitos que son poco saludables. De igual manera, es recomendable anotar la actividad física que realizas a diario y durante cuánto tiempo lo practicas.

¿Cómo puedo empezar a llevar un estilo de vida más saludable?

Sin duda alguna, la mejor alternativa para perder peso es crear una nueva normalidad y reemplazar los hábitos poco saludables por nuevas conductas que te permitan sentirte más sano.

Actividad física regular: El ejercicio es tu principal aliado para quemar calorías y generar tejido muscular. Esto ayuda a verte y sentirte mejor. Sencillas acciones como manejar bicicleta, caminar a diario, sacar a pasear al perro o cualquier actividad física te ayudará a incrementar tu nivel de movilidad y así empezar a quemar las calorías que consumes. Dile adiós al sedentarismo y actívate ahora.

Reduce el tiempo ante la pantalla: Las personas que pasan mucho tiempo frente a pantallas, tienen mayor probabilidad de tener sobrepeso. Es importante establecer límites de tiempo razonables para la cantidad de tiempo que dedicas a estar frente al computador, televisión o celular. Asegúrate de dedicar un espacio para la actividad física diaria.

Desayuna todos los días: Un desayuno equilibrado a diario te permite tener más energía durante la mañana para poder realizar tus actividades cotidianas. Además, te quitarán los deseos de estar consumiendo alimentos altos en calorías antes de la comida.

Opta por las grasas saludables: Tu cuerpo requiere de alimentos que provean grasa, ya que este cumple importantes funciones en el cuerpo humano. Una de las grasas saludables más recomendadas son las monoinsaturadas, las cuales están presentes en el aceite de oliva y la canola.

Además, otras grasas saludables son los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes en aceites de pescado, los cuales proveen grandes beneficios para la salud.

Come tranquilo: El ritmo del día a día te lleva a olvidarte de la comida, o hacerlo mientras trabajas, viendo televisión u otras actividades que impiden disfrutar de la comida. Comer con tranquilidad facilita una buena digestión. Mientras que, si comes de manera acelerada, puede provocar problemas digestivos posteriores o sentir la necesidad de comer de más.

Por último, recuerda que el proceso de tener un peso saludable se consigue a través de un equilibrio y dejando a un lado los hábitos que impiden mantenerse sano. Es importante encontrar alternativas que te lleven a estar activo en tu día a día.

Te invitamos a seguir conectado con nuestro blog para conocer más recomendaciones de salud y ponerlas en práctica en tu cotidianidad. ¡Elige el camino del autocuidado!

Los estudios demuestran que una alimentación saludable, una dieta balanceada y la práctica de actividad física tienen efectos positivos para mantener un peso saludable a largo plazo. Sin embargo, muchas veces nos preguntamos ¿por dónde empezar? Te contamos algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para alcanzar un peso saludable a través de un equilibrio en la alimentación y hábitos de vida sanos.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, el control de peso radica en lograr un equilibrio: equilibrar la cantidad de calorías que se consume con la cantidad de calorías que el cuerpo gasta.

¿Cómo puedo saber si tengo un equilibrio calórico?

Si tu peso se mantiene estable, quiere decir que tienes un equilibrio calórico. Para aproximarse a saber cuántas calorías comes actualmente, debes anotar los alimentos y bebidas que consumes a diario. Al hacerlo, puedes estar más al tanto acerca de tu alimentación y así controlar aquellos hábitos que son poco saludables. De igual manera, es recomendable anotar la actividad física que realizas a diario y durante cuánto tiempo lo practicas.

¿Cómo puedo empezar a llevar un estilo de vida más saludable?

Sin duda alguna, la mejor alternativa para perder peso es crear una nueva normalidad y reemplazar los hábitos poco saludables por nuevas conductas que te permitan sentirte más sano.

Actividad física regular: El ejercicio es tu principal aliado para quemar calorías y generar tejido muscular. Esto ayuda a verte y sentirte mejor. Sencillas acciones como manejar bicicleta, caminar a diario, sacar a pasear al perro o cualquier actividad física te ayudará a incrementar tu nivel de movilidad y así empezar a quemar las calorías que consumes. Dile adiós al sedentarismo y actívate ahora.

Reduce el tiempo ante la pantalla: Las personas que pasan mucho tiempo frente a pantallas, tienen mayor probabilidad de tener sobrepeso. Es importante establecer límites de tiempo razonables para la cantidad de tiempo que dedicas a estar frente al computador, televisión o celular. Asegúrate de dedicar un espacio para la actividad física diaria.

Desayuna todos los días: Un desayuno equilibrado a diario te permite tener más energía durante la mañana para poder realizar tus actividades cotidianas. Además, te quitarán los deseos de estar consumiendo alimentos altos en calorías antes de la comida.

Opta por las grasas saludables: Tu cuerpo requiere de alimentos que provean grasa, ya que este cumple importantes funciones en el cuerpo humano. Una de las grasas saludables más recomendadas son las monoinsaturadas, las cuales están presentes en el aceite de oliva y la canola.

Además, otras grasas saludables son los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes en aceites de pescado, los cuales proveen grandes beneficios para la salud.

Come tranquilo: El ritmo del día a día te lleva a olvidarte de la comida, o hacerlo mientras trabajas, viendo televisión u otras actividades que impiden disfrutar de la comida. Comer con tranquilidad facilita una buena digestión. Mientras que, si comes de manera acelerada, puede provocar problemas digestivos posteriores o sentir la necesidad de comer de más.

Por último, recuerda que el proceso de tener un peso saludable se consigue a través de un equilibrio y dejando a un lado los hábitos que impiden mantenerse sano. Es importante encontrar alternativas que te lleven a estar activo en tu día a día.

Te invitamos a seguir conectado con nuestro blog para conocer más recomendaciones de salud y ponerlas en práctica en tu cotidianidad. ¡Elige el camino del autocuidado!

Fuente: Ministerio de Salud de Colombia y Revista Forbes.

Categorías
Salud

Lactancia materna: descubre sus beneficios en la nutrición y desarrollo de los bebés

La leche materna es el alimento natural que aporta el equilibrio de macronutrientes, minerales, vitaminas y otros elementos que ayudan al bebé a tener un desarrollo adecuado en su crecimiento. Durante sus primeros 6 meses de vida es fundamental, por lo cual la Organización Mundial de la Salud recomienda que sea exclusiva durante este periodo y complementaria hasta los 2 años.

En la Semana de la Lactancia Materna te contamos la importancia y los beneficios de la leche materna para la salud y el desarrollo del bebé.

Expertos indican que, además de ser uno de los alimentos más beneficiosos, “es remedio, vacuna, amor y es el mejor antídoto contra la desnutrición crónica”.

La leche materna incorpora células y anticuerpos extraídos del sistema inmunológico humano y estos compuestos actúan como protectores contra las infecciones y moderadores del desarrollo. Además, cumple funciones inmunológicas, antibacteriales, antivirales y antiparasitarias. De esta manera, es primordial para fortalecer el sistema inmune del bebé y protegerlo de futuras enfermedades.

Sin embargo, con la lactancia materna no solamente se benefician los bebés. Por su parte, las madres también obtienen varios beneficios, desde el vínculo especial que crea entre madre e hijo, hasta múltiples beneficios relacionados con la salud. De acuerdo con la OMS: “la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, además de disminuir el riesgo de sufrir depresión postparto o diabetes de tipo 2”.

¿Qué es el calostro y por qué es importante?

El calostro es el líquido precursor de la leche materna. Es segregado por las glándulas mamarias durante el periodo de embarazo y los días posteriores al parto. Este líquido proporciona al bebé todo lo que necesita en sus primeros días de vida.

Este líquido es fundamental en el desarrollo del sistema inmune del bebé, ya que hasta dos terceras partes de las células del calostro son glóbulos blancos, las cuales protegen contra las infecciones. Estos anticuerpos actúan especialmente para combatir problemas intestinales y la diarrea.

Asimismo, aporta sustancias protectoras para el bebé como inmunoglobulina A y la lactoferrina, linfocitos, macrófagos, entre otros que son muy importantes para la inmadurez del sistema inmunológico del bebé.

La importancia de una correcta alimentación de la madre durante el periodo de lactancia

Una madre lactante con un bajo estado nutricional, puede generar un círculo de malnutrición entre ella y el bebé, lo que puede implicar algunos efectos negativos para su salud.

Algunas recomendaciones que dan los expertos en cuanto a la alimentación durante el periodo de lactancia son tomar 4 porciones de lácteos al día (leche, yogur, queso fresco), ya que son fuente de calcio y zinc requeridos. Así como también consumir legumbres y carnes: frijol, lentejas, garbanzos, arvejas y habas secas, además de carnes y vísceras rojas que son fuente de hierro.

De esta manera, la leche materna es muy importante en los primeros meses de vida del bebé, es un acto de amor que fortalece el vínculo entre madre e hijo y ofrece múltiples beneficios para la salud de ambos. ¡Lactancia es amor!

Categorías
Salud

¿Cómo empezar a tener un estilo de vida más saludable? Conoce los hábitos que necesitas

Empezar a llevar un estilo de vida saludable es uno de los propósitos que nos trazamos a lo largo de nuestra vida. Estar saludable va más allá de la existencia o no de alguna enfermedad, se trata de un completo bienestar físico y emocional, el cual depende de nosotros. Allí entran factores claves como la alimentación, la actividad física, el autocuidado y la relación con el entorno. Hoy en nuestro blog te contamos cuáles son esos hábitos que nos llevarán a tener un estilo de vida más sano.

Alimentación balanceada

Comer sano no es comer menos, significa consumir los alimentos contemplados en la pirámide nutricional, pero en las proporciones adecuadas. Por su parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades indica que “Un plan de alimentación que ayuda a controlar su peso incluye una variedad de alimentos saludables. Agregar una variedad de colores a su plato es como si estuviera comiendo un arcoíris. Las verduras de hoja verde oscura, las naranjas y los tomates—incluso las hierbas frescas—están llenos de vitaminas, fibra y minerales. Agregar pimientos, brócoli o cebollas congelados a guisos y tortillas aumenta el color y los nutrientes”.

Las entidades mundiales de salud recomiendan comer abundantes verduras, hortalizas frescas y legumbres, junto con pescado fresco. Además, evitar al máximo consumir productos que contengan grasas saturadas y azúcares.

Deja a un lado los hábitos que afectan tu salud

El consumo excesivo de alcohol y tabaco tienen incidencias negativas en la salud. Los estudios científicos confirman que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de algunas enfermedades y ciertos tipos de cáncer.

Controla tu peso

La Organización Mundial de la Salud recomienda equilibrar nuestro peso corporal con el fin de disminuir el riesgo de sufrir problemas de salud como la diabetes, hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares.

Reduce el consumo de sal

Un elevado consumo de sal contribuye a la hipertensión arterial y aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular. Un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios en adultos contribuye a disminuir la tensión arterial y otras enfermedades.

Disminuye el estrés

Llevar un estilo de vida estresante afecta al sistema inmune. Para reducir el estrés debes integrar en tu rutina diaria actividades que puedan ayudar a relajarte: ejercicios de respiración, meditación, compartir tiempo en familia o escuchar música.

Realiza actividad física regularmente

Para conseguir un bienestar integral, debemos implementar rutinas de ejercicios a diario. La actividad física no solamente nos ayuda a mejorar el estado físico, sino también nuestra salud emocional, contribuye a la prevención de enfermedades, ayuda a disminuir el estrés y nos permite dormir mejor.

Equilibrio mental

Una mente sana ayuda a tener un cuerpo sano. Situaciones como el estrés, la ansiedad o el cansancio son señales de que el estado mental no es del todo saludable. Revisa aquello que en tu día a día no te permite equilibrar tus emociones y trabaja en ello. El bienestar emocional va de la mano con el bienestar físico.

Recuerda poner en práctica estos hábitos saludables en tu día a día. Es momento de cuidar nuestra salud más que nunca y la de los que te rodean. Sigue conectado nuestro blog con las recomendaciones para el cuidado de tu salud y la de tu familia.

Categorías
Salud

Mitos y realidades sobre la salud de la piel

Mantener una piel sana es importante para nuestra apariencia física y también para nuestra salud. Estamos hablando nada menos que del órgano humano más extenso. Sin embargo, muchas veces pasamos por el alto los cuidados que debemos tener y asumimos creencias que terminan afectando el cuidado de la piel. Te invitamos a conocer algunos mitos y realidades acerca de la salud de la piel.

¿El estrés puede afectar la piel?

Verdadero. Llevar un estilo de vida estresante puede provocar numerosos problemas para la salud, entre ellas la de la piel. Científicamente se ha comprobado que el estrés “actúa afectando el sistema inmunológico, disminuyendo y activando otras vías que estimulan la inflamación, así como la producción de adrenalina y corticoides que es lo que produce que aparezcan cambios en la piel”.

¿La luz del sol es buena para la piel?

Verdadero y falso. Los efectos de la luz solar sobre la piel se dividen entre beneficios y consecuencias. Por su parte, los rayos UVB son aprovechados por la piel para producir vitamina D, que resulta esencial para la salud de los huesos. Sin embargo “cuando la piel se expone de forma prolongada a rayos UV, estos pueden dañar el ADN de las células de la piel y hacer que haya un crecimiento descontrolado, lo cual puede dar lugar a la aparición de un cáncer”. De esta manera, lo más recomendable es tomar el sol de manera moderada y utilizando bloqueador solar para proteger la piel.

¿La piel se renueva constantemente?

Verdadero. Aunque a simple vista parezca que nuestra piel no cambia, esta se renueva de manera constante. “Las células comienzan a formarse en la capa más interna de la epidermis y poco a poco, en unas dos semanas, va alcanzando la superficie. Así, mientras las células nuevas ascienden, las más maduras mueren y caen”.

¿Las pieles grasas no necesitas ser hidratadas?

Falso. Todos los tipos de pieles requieren cuidados específicos. Por su parte, las pieles grasas necesitan ser hidratadas todos los días, puesto que es propensa a los puntos negros, las espinillas y los granos y suele presentar brillos. Una de las creencias es pensar que las pieles grasas no necesitan ser hidratadas. Sin embargo, esto es falso y su hidratación debe ser diaria, con productos que estén indicados para este tipo de piel.

¿No es necesario utilizar protector solar los días nublados?

Falso. Debemos utilizar filtro solar todos los días del año. Es una creencia que, al no salir el sol, nuestra piel no estará afectada por los rayos UV. Sin embargo, exertos indican que “los rayos UV traspasan las nubes y que se produce un efecto espejo que puede afectar la piel”. Por lo cual, es necesario utilizar protector solar incluso en los días en los que no sale el sol.

Recuerda que para un correcto cuidado de la piel debemos empezar a implementar hábitos saludables en nuestro día a día. Tales como la hidratación, el uso de bloqueador solar y una alimentación saludable.

En GIMED encuentras el mejor aliado para el cuidado de tu piel.  Nuestro producto Block Summer te ayuda a mantener una piel más saludable, porque su especial formulación, además de proteger contra los efectos nocivos del sol, provee ingredientes emolientes y humectantes que ayudan a mantener la piel suave e hidratada.

Encuéntralo en nuestras droguerías aliadas y a través de www.tudrogueriavirtual.com