Categorías
Sin categoría

Las verduras son carbohidratos

Muchas veces escuchamos a las personas decir que van a empezar una “dieta” y no van a comer carbohidratos y es que existe cierta desinformación acerca de qué son los carbohidratos. ¡Aquí te lo explicamos!

Los carbohidratos son uno de los componentes fundamentales en toda dieta, ya que constituyen la principal fuente de energía y son necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo y el cerebro, por lo que se deben consumir a diario. Sin embargo, existen dos tipos de carbohidratos: los simples y complejos y aunque ambos se convierten en glucosa, existe una diferencia entre ambos.

Los carbohidratos simples, se digieren con una mayor facilidad que los complejos. De este modo, los niveles de azúcar en sangre aumentan mucho más rápido cuando se ingieren carbohidratos simples.

Por otro lado, los carbohidratos complejos, toman más tiempo en digerir, lo que hace que el azúcar se vaya liberando lenta y progresivamente manteniendo la energía en el organismo y generando sensación de saciedad, además de ser ricos en fibra y minerales.

¿Qué papel cumplen los vegetales? Estos alimentos contienen carbohidratos y además, alto contenido fibroso, son esenciales e indispensables, nos aportan poca energía, mucha fibra y vitaminas y minerales. Por eso, y nunca más debes repetir que vas a dejar los carbohidratos en tu dieta, porque de manera generalizada también haces esta excepción en las verduras.

Categorías
Alimentación Saludable Maternidad Salud

Beneficios de la Lactancia Materna

¿Estás a punto de ser madre o ya lo eres? ¡Esta información es para ti! La Organización de la Salud y UNICEF dicen que las mujeres lactantes deben dar leche materna de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o más, lo cierto es que la mayoría de las mujeres abandonan la lactancia mucho antes, y una de las causas son los problemas en el pecho surgidos durante la misma. 

Y es que si ya viviste el proceso, sabrás que amamantar no es nada fácil, pero vale la pena cuando existe la información correcta para llevarla a cabo. En primera instancia, la lactancia materna no debe doler, si duele, debes tener en cuenta que algo está fallando. 

En cuestión de beneficios, La leche materna, frente a la artificial, conlleva un alto porcentaje de vitaminas, proteínas, grasas (MFGM), hidratos de carbono (oligosacáridos) y minerales, además de defensas (IgA, IgM, IgG, linfocitos T y B), hormonas, factores de crecimiento y enzimas (lactoferrina, lisozima, leptina, amilasa) que ayudan en el desarrollo del sistema inmunitario del recién nacido.

Este periodo de alimentación no solo beneficia a nivel nutricional al pequeño, sino también en la relación madre-hijo con el aumento del proceso «Piel con piel». Se trata de exponer al niño sobre el pecho de la madre durante los primeros 120 minutos de vida, donde la relación de apego aumenta considerablemente.

Además, debemos nombrar la importancia del crecimiento maxilofacial favorable al poder realizar el amamantamiento. La importancia de la colocación de los órganos bucofaciales, junto con los movimientos mandibulares y de la lengua, ayudan al normal desarrollo del niño. 

Gracias al amamantamiento, se ha demostrado la evitación de deformaciones dentarias, aumento de la respiración nasal, correcto avance mandibular, mejora en la postura corporal en el crecimiento del niño, deglución atípica, y retrognatia de la mandíbula.

Elegir un método de alimentación para tu hijo o hija es totalmente válido, todas las opciones son libres y respetables, lo importante es elegir de forma informada.