Categorías
Salud

Conoce las claves para perder peso y ganar salud

Los estudios demuestran que una alimentación saludable, una dieta balanceada y la práctica de actividad física tienen efectos positivos para mantener un peso saludable a largo plazo. Sin embargo, muchas veces nos preguntamos ¿por dónde empezar? Te contamos algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para alcanzar un peso saludable a través de un equilibrio en la alimentación y hábitos de vida sanos.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, el control de peso radica en lograr un equilibrio: equilibrar la cantidad de calorías que se consume con la cantidad de calorías que el cuerpo gasta.

¿Cómo puedo saber si tengo un equilibrio calórico?

Si tu peso se mantiene estable, quiere decir que tienes un equilibrio calórico. Para aproximarse a saber cuántas calorías comes actualmente, debes anotar los alimentos y bebidas que consumes a diario. Al hacerlo, puedes estar más al tanto acerca de tu alimentación y así controlar aquellos hábitos que son poco saludables. De igual manera, es recomendable anotar la actividad física que realizas a diario y durante cuánto tiempo lo practicas.

¿Cómo puedo empezar a llevar un estilo de vida más saludable?

Sin duda alguna, la mejor alternativa para perder peso es crear una nueva normalidad y reemplazar los hábitos poco saludables por nuevas conductas que te permitan sentirte más sano.

Actividad física regular: El ejercicio es tu principal aliado para quemar calorías y generar tejido muscular. Esto ayuda a verte y sentirte mejor. Sencillas acciones como manejar bicicleta, caminar a diario, sacar a pasear al perro o cualquier actividad física te ayudará a incrementar tu nivel de movilidad y así empezar a quemar las calorías que consumes. Dile adiós al sedentarismo y actívate ahora.

Reduce el tiempo ante la pantalla: Las personas que pasan mucho tiempo frente a pantallas, tienen mayor probabilidad de tener sobrepeso. Es importante establecer límites de tiempo razonables para la cantidad de tiempo que dedicas a estar frente al computador, televisión o celular. Asegúrate de dedicar un espacio para la actividad física diaria.

Desayuna todos los días: Un desayuno equilibrado a diario te permite tener más energía durante la mañana para poder realizar tus actividades cotidianas. Además, te quitarán los deseos de estar consumiendo alimentos altos en calorías antes de la comida.

Opta por las grasas saludables: Tu cuerpo requiere de alimentos que provean grasa, ya que este cumple importantes funciones en el cuerpo humano. Una de las grasas saludables más recomendadas son las monoinsaturadas, las cuales están presentes en el aceite de oliva y la canola.

Además, otras grasas saludables son los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes en aceites de pescado, los cuales proveen grandes beneficios para la salud.

Come tranquilo: El ritmo del día a día te lleva a olvidarte de la comida, o hacerlo mientras trabajas, viendo televisión u otras actividades que impiden disfrutar de la comida. Comer con tranquilidad facilita una buena digestión. Mientras que, si comes de manera acelerada, puede provocar problemas digestivos posteriores o sentir la necesidad de comer de más.

Por último, recuerda que el proceso de tener un peso saludable se consigue a través de un equilibrio y dejando a un lado los hábitos que impiden mantenerse sano. Es importante encontrar alternativas que te lleven a estar activo en tu día a día.

Te invitamos a seguir conectado con nuestro blog para conocer más recomendaciones de salud y ponerlas en práctica en tu cotidianidad. ¡Elige el camino del autocuidado!

Los estudios demuestran que una alimentación saludable, una dieta balanceada y la práctica de actividad física tienen efectos positivos para mantener un peso saludable a largo plazo. Sin embargo, muchas veces nos preguntamos ¿por dónde empezar? Te contamos algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para alcanzar un peso saludable a través de un equilibrio en la alimentación y hábitos de vida sanos.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, el control de peso radica en lograr un equilibrio: equilibrar la cantidad de calorías que se consume con la cantidad de calorías que el cuerpo gasta.

¿Cómo puedo saber si tengo un equilibrio calórico?

Si tu peso se mantiene estable, quiere decir que tienes un equilibrio calórico. Para aproximarse a saber cuántas calorías comes actualmente, debes anotar los alimentos y bebidas que consumes a diario. Al hacerlo, puedes estar más al tanto acerca de tu alimentación y así controlar aquellos hábitos que son poco saludables. De igual manera, es recomendable anotar la actividad física que realizas a diario y durante cuánto tiempo lo practicas.

¿Cómo puedo empezar a llevar un estilo de vida más saludable?

Sin duda alguna, la mejor alternativa para perder peso es crear una nueva normalidad y reemplazar los hábitos poco saludables por nuevas conductas que te permitan sentirte más sano.

Actividad física regular: El ejercicio es tu principal aliado para quemar calorías y generar tejido muscular. Esto ayuda a verte y sentirte mejor. Sencillas acciones como manejar bicicleta, caminar a diario, sacar a pasear al perro o cualquier actividad física te ayudará a incrementar tu nivel de movilidad y así empezar a quemar las calorías que consumes. Dile adiós al sedentarismo y actívate ahora.

Reduce el tiempo ante la pantalla: Las personas que pasan mucho tiempo frente a pantallas, tienen mayor probabilidad de tener sobrepeso. Es importante establecer límites de tiempo razonables para la cantidad de tiempo que dedicas a estar frente al computador, televisión o celular. Asegúrate de dedicar un espacio para la actividad física diaria.

Desayuna todos los días: Un desayuno equilibrado a diario te permite tener más energía durante la mañana para poder realizar tus actividades cotidianas. Además, te quitarán los deseos de estar consumiendo alimentos altos en calorías antes de la comida.

Opta por las grasas saludables: Tu cuerpo requiere de alimentos que provean grasa, ya que este cumple importantes funciones en el cuerpo humano. Una de las grasas saludables más recomendadas son las monoinsaturadas, las cuales están presentes en el aceite de oliva y la canola.

Además, otras grasas saludables son los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes en aceites de pescado, los cuales proveen grandes beneficios para la salud.

Come tranquilo: El ritmo del día a día te lleva a olvidarte de la comida, o hacerlo mientras trabajas, viendo televisión u otras actividades que impiden disfrutar de la comida. Comer con tranquilidad facilita una buena digestión. Mientras que, si comes de manera acelerada, puede provocar problemas digestivos posteriores o sentir la necesidad de comer de más.

Por último, recuerda que el proceso de tener un peso saludable se consigue a través de un equilibrio y dejando a un lado los hábitos que impiden mantenerse sano. Es importante encontrar alternativas que te lleven a estar activo en tu día a día.

Te invitamos a seguir conectado con nuestro blog para conocer más recomendaciones de salud y ponerlas en práctica en tu cotidianidad. ¡Elige el camino del autocuidado!

Fuente: Ministerio de Salud de Colombia y Revista Forbes.

Categorías
Salud

Lactancia materna: descubre sus beneficios en la nutrición y desarrollo de los bebés

La leche materna es el alimento natural que aporta el equilibrio de macronutrientes, minerales, vitaminas y otros elementos que ayudan al bebé a tener un desarrollo adecuado en su crecimiento. Durante sus primeros 6 meses de vida es fundamental, por lo cual la Organización Mundial de la Salud recomienda que sea exclusiva durante este periodo y complementaria hasta los 2 años.

En la Semana de la Lactancia Materna te contamos la importancia y los beneficios de la leche materna para la salud y el desarrollo del bebé.

Expertos indican que, además de ser uno de los alimentos más beneficiosos, “es remedio, vacuna, amor y es el mejor antídoto contra la desnutrición crónica”.

La leche materna incorpora células y anticuerpos extraídos del sistema inmunológico humano y estos compuestos actúan como protectores contra las infecciones y moderadores del desarrollo. Además, cumple funciones inmunológicas, antibacteriales, antivirales y antiparasitarias. De esta manera, es primordial para fortalecer el sistema inmune del bebé y protegerlo de futuras enfermedades.

Sin embargo, con la lactancia materna no solamente se benefician los bebés. Por su parte, las madres también obtienen varios beneficios, desde el vínculo especial que crea entre madre e hijo, hasta múltiples beneficios relacionados con la salud. De acuerdo con la OMS: “la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, además de disminuir el riesgo de sufrir depresión postparto o diabetes de tipo 2”.

¿Qué es el calostro y por qué es importante?

El calostro es el líquido precursor de la leche materna. Es segregado por las glándulas mamarias durante el periodo de embarazo y los días posteriores al parto. Este líquido proporciona al bebé todo lo que necesita en sus primeros días de vida.

Este líquido es fundamental en el desarrollo del sistema inmune del bebé, ya que hasta dos terceras partes de las células del calostro son glóbulos blancos, las cuales protegen contra las infecciones. Estos anticuerpos actúan especialmente para combatir problemas intestinales y la diarrea.

Asimismo, aporta sustancias protectoras para el bebé como inmunoglobulina A y la lactoferrina, linfocitos, macrófagos, entre otros que son muy importantes para la inmadurez del sistema inmunológico del bebé.

La importancia de una correcta alimentación de la madre durante el periodo de lactancia

Una madre lactante con un bajo estado nutricional, puede generar un círculo de malnutrición entre ella y el bebé, lo que puede implicar algunos efectos negativos para su salud.

Algunas recomendaciones que dan los expertos en cuanto a la alimentación durante el periodo de lactancia son tomar 4 porciones de lácteos al día (leche, yogur, queso fresco), ya que son fuente de calcio y zinc requeridos. Así como también consumir legumbres y carnes: frijol, lentejas, garbanzos, arvejas y habas secas, además de carnes y vísceras rojas que son fuente de hierro.

De esta manera, la leche materna es muy importante en los primeros meses de vida del bebé, es un acto de amor que fortalece el vínculo entre madre e hijo y ofrece múltiples beneficios para la salud de ambos. ¡Lactancia es amor!