Categorías
Alimentación Saludable Salud

Hábitos para sonreír toda la vida: tips para una buena salud bucal

Una buena salud bucodental se consigue a través de buenos hábitos de higiene y es indispensable para preservar nuestra salud y bienestar. Hoy te contamos cuáles son esos hábitos que debes tener presente a diario para tener una sonrisa sana.

De acuerdo con la OMS, una buena salud bucodental es “la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o de garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales (de las encías), caries, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial”.

  1. Cepilla tus dientes por lo menos 2 veces al día: es el principio básico para una buena higiene. En este sentido, es importante cepillarse después de cada comida. Además, es clave hacer uso de la seda dental para prevenir la acumulación de bacterias. 
  1. Elige una correcta crema dental: puedes optar por elegir la que contenga flúor y calcio. Estos dos ingredientes protegen a tus dientes de ácidos mientras fortalecen el esmalte y la estructura. También dependerá de las necesidades de cada persona: blanqueadoras, anticaries, para dientes sensibles, etc.
  1. Ten presente la técnica de cepillado: cepillarse correctamente es fundamental para el cuidado de los dientes. La forma de hacerlo importa mucho al momento de eliminar las bacterias. Consulta con tu dentista cuál es la mejor forma de hacerlo. 
  1. Acude al dentista regularmente: por lo menos una vez al año considera visitar a tu dentista para revisar periódicamente el estado de tu salud dental y prevenir enfermedades. 
  1. Elimina el consumo de tabaco: los componentes nocivos que posee el tabaco generan enfermedades bucodentales. Además potencia la sequedad e irritación de las mucosas de la boca y de las vías respiratorias, por lo que no existe una correcta oxigenación y se produce el mal aliento.
  1. Hidrátate lo suficiente: La hidratación es indispensable para tener la cantidad de saliva necesaria, lo que permite evitar la boca seca y reducir las bacterias que se asocian a caries y enfermedades de las encías.
Categorías
Alimentación Saludable Salud

Hábitos para el crecimiento saludable de los niños

Para un crecimiento óptimo de tus hijos, es vital adoptar hábitos saludables como beber agua, tener una alimentación saludable, hacer ejercicio, descansar y compartir tiempo de calidad con ellos. A continuación, te compartimos 5 consejos para guiar su camino hacia un crecimiento saludable. 

  1. Comer de forma sana y equilibrada: Una dieta saludable consiste en incluir todos los nutrientes, pero en la proporción adecuada, teniendo cuidado con azúcares y grasas. Debemos incluir menos comidas rápidas y más frutas, verduras, cereales y demás alimentos que son importantes para la salud. 
  1. Cultivar buenas costumbres al comer: No solo se trata de comer sano, sino de saber comer. Hábitos como tomar un buen desayuno antes de ir al colegio, comer siempre a la misma hora y dedicar un espacio especial para la comida evitando distracciones. 
  1. No descuidar la actividad física: Junto con la alimentación, el ejercicio es esencial para que los niños se desarrollen correctamente. Puedes ayudarles a promover actividades como practicar algún deporte, correr o cualquier otra actividad física. 
  1. Menos pantallas: Uno de los hábitos más frecuentes en el último tiempo es la sobreexposición a las pantallas de celulares y ordenadores. Lo aconsejable es sustituir esas actividades por otros hábitos saludables como la lectura, el deporte, los juegos de mesa o las manualidades.
  1. Comparte tiempo de calidad con ellos: La comunicación, el afecto y compartir con tus hijos es otro elemento primordial para su crecimiento emocional. No olvides realizar actividades en familia, esto promueve su autoestima, confianza y seguridad. La comunicación es esencial para mantener una buena relación. Habla con tus hijos sobre sus gustos, inquietudes y demás temas, para así fomentar la confianza. 

Categorías
Alimentación Saludable Salud

¿Cómo el consumo de minerales aporta a la salud?

Los minerales son muy importantes para mantenernos sanos. El organismo usa los minerales para muchas funciones distintas, entre ellas el mantener los huesos, corazón y cerebro funcionando bien. Además, son importantes para las enzimas y las hormonas. En este artículo te contaremos en qué alimentos puedes encontrarlos y sus principales funciones. 

Debemos tener en cuenta que los minerales se clasifican en dos grandes grupos:

  1. Macroelementos o elementos principales: Son los que se encuentran en mayores proporciones en los tejidos. En este grupo encontramos el calcio, el fósforo, el magnesio, el azufre, el sodio, el potasio y el cloro.
  1. Microelementos: Las cantidades que necesitamos de ellos son inferiores. En este grupo se hallan el hierro, el zinc, el yodo, el selenio, el cobre, el cromo, el manganeso, el molibdeno, el flúor y el cobalto.

¿Qué funciones cumplen los minerales en el cuerpo? 

Son esenciales para nuestro cuerpo. Por su parte, los huesos necesitan del calcio, el fósforo para la obtención de energía, la regulación de los fluidos corporales, necesitan del sodio, el potasio y el cloro, mientras que el sistema inmunitario, necesita del zinc, el cobre y el magnesio. 

¿En qué alimentos los podemos encontrar? 

Frutos Secos: Los frutos secos pueden aportar 7 de los 8 minerales esenciales.

Incluyendo calcio, cobre, hierro, fósforo, magnesio, selenio y zinc. Es por esto que este alimento se recomienda en casi todas las dietas. 

Legumbres: Las legumbres aportan al organismo 6 de los 8 minerales esenciales.

Verduras de hoja verde: Estas verduras son una fuente de calcio, cobre, hierro, potasio, magnesio y zinc. Asimismo, son bajas en calorías por lo que pueden incluirse en cualquier comida.

Marisco: El marisco puede aportar varios minerales como el cobre, hierro, fósforo, selenio y zinc. También es rico en ácidos omega 3 y vitamina B12.

Cereales: Los cereales son una fuente de hierro, fósforo, selenio y zinc. Altos en fibra, son también una fuente saludable de hidratos de carbono.

Pescado: El pescado contiene 5 de los 8 minerales esenciales. Poseen calcio, potasio, fósforo, magnesio, y selenio. Además, es una fuente de proteínas de calidad y ácidos grasos omega 3. 

Aguacates: Este alimento es rico en cobre, potasio, y magnesio. Además, los aguacates poseen grasas saludables para el corazón. 

Fuentes: 

Universidad de Murcia: https://www.um.es/lafem/DivulgacionCientifica/CienciaySalud/Portalyblog/cienciaysalud.laverdad.es/index.html 

Cuerpomente.com https://www.cuerpomente.com/alimentacion/15-minerales-dieta-beneficios-dosis_9874 

Categorías
Salud

¿Cómo prevenir y controlar la hipertensión?

La hipertensión arterial es una patología crónica en la que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Si la tensión arterial no se controla con tratamiento, puede conllevar a diversas afecciones médicas. Te contamos algunos hábitos que ayudan en la prevención y control de esta patología.

¿Quiénes están en riesgo de padecer presión alta? Cualquier persona puede desarrollar presión alta, sin embargo, hay varios factores que pueden aumentar su riesgo:  

●   Edad: La presión arterial tiende a aumentar con la edad.

●   Peso: Las personas que tienen sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar presión arterial alta.

●   Sexo: Antes de los 55 años, los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de desarrollar presión arterial alta. Después de los 55 años, las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollarla.

●   Hábitos poco saludables: Ciertos hábitos de su estilo de vida pueden aumentar el riesgo de hipertensión, como comer demasiada sal o no consumir suficiente potasio, la falta de ejercicio, beber demasiado alcohol y fumar.

●  Historia familiar: Los antecedentes familiares de hipertensión arterial aumentan el riesgo de desarrollar pre hipertensión o presión arterial alta.

¿Cómo puedo prevenir la presión arterial alta?

Llevar una dieta saludable: Los expertos indican que se debe limitar la cantidad de sodio (sal) que se come y aumentar la cantidad de potasio en la dieta. Además, es fundamental consumir alimentos bajos en grasa, frutas, verduras y granos enteros.

Mantener un peso saludable: Uno de los factores de riesgo de la hipertensión es la obesidad. Mantener un peso equilibrado ayuda en la prevención de la presión alta y demás enfermedades. El ejercicio es el mejor aliado para evitar el sobrepeso.

Limitar el consumo de alcohol: Beber mucho alcohol puede aumentar la presión arterial, los hombres deben limitar el consumo a no más de dos bebidas al día y las mujeres a una bebida al día.

Hacer ejercicio regularmente: La actividad física es una de las mejores actividades para combatir y prevenir las enfermedades. Se recomienda, al menos, dos horas y media de ejercicio intenso a la semana. Se pueden realizar actividades como caminar a paso rápido, trotar o cualquier actividad física en la que el corazón late más fuerte y respirar más oxígeno de lo habitual.

Evitar el estrés: El manejo del estrés maneja un papel importante en el control de la presión alta. Aprender a relajarse es fundamental para prevenir y controlar la hipertensión. Algunas actividades pueden ser útiles para un buen manejo del estrés como ejercicio, escuchar música, concentrarse en algo tranquilo o sereno y meditar.

Fuentes: 

Medline Plus https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000101.htm 

Organización Panamericana de la Salud https://www.paho.org/es/temas/hipertension 

Categorías
Salud Salud mental

La meditación, una actividad saludable para el cuerpo y la mente

La meditación puede producir un estado de relajamiento profundo y una mente tranquila. Cuando meditas, concentras tu atención y eliminas los pensamientos confusos y negativos que te provocan estrés.  Los beneficios de esta actividad son muy variados, hoy te contamos cuáles son y cómo pueden ayudar a tu salud física y mental. 

Beneficios de la meditación

Ayuda a mejorar la salud emocional y aumento de la felicidad: Promueve el desarrollo de un estado especial de felicidad, confirmado por medio de los estudios científicos, cuando demuestran que durante el acto meditativo, se encienden o activan las zonas del cerebro conocidas por su relación con el bienestar. 

Aumento de la conciencia personal: A través de la meditación puedes lograr una comprensión más profunda de ti mismo, lo que ayuda a conseguir una mejor versión de ti. Algunas formas de meditación consisten en reconocer pensamientos que puedan ser perjudiciales. A medida de que adquieres una mayor conciencia sobre tus hábitos de pensamiento, podrás controlarlos y generar soluciones positivas a tus problemas. 

Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía: Esta actividad también puede ayudar a promover sentimientos y acciones positivas hacia nosotros mismos y los demás. La Meditación Metta se basa en propiciar el desarrollo de pensamientos y sentimientos amables hacia nosotros mismos. A partir de ahí, las personas comienzan a aplicar esa bondad hacia los demás, empezando con sus seres queridos para luego seguir con los conocidos y terminar, finalmente, con personas que no son del entorno. 

Mejora la memoria: Los expertos calculan que “entre 10 y 30 minutos de meditación al día son suficientes para regular las emociones y mejorar la capacidad de atención, concentración, la memoria y el proceso de toma de decisiones”. 

Alivio de la ansiedad y la depresión: La meditación también puede ayudar a reducir la ansiedad y los problemas que de ella se desprenden, como la ansiedad social, comportamientos obsesivo-compulsivos, pensamientos paranoicos y ataques de pánico. Además, puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad relacionados con el ámbito laboral. 

¿Cómo puedo empezar a meditar? Te contamos los pasos 

  1. Escoge ropa cómoda.
  2. Encuentra un lugar tranquilo.
  3. Siéntate correctamente.
  4. Centra tu atención en la respiración.
  5. Acepta los pensamientos que van surgiendo y sigue adelante.
  6. Aumenta progresivamente el tiempo que le dedicas a la meditación.
  7. Inclúyelo en tu día a día.

Fuentes: 

Centro de Estudios de Psicología https://cepsicologia.com/como-aprender-a-meditar-desde-cero/ 

Mayo Clinic https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/meditation/in-depth/meditation/art-20045858 

Categorías
Salud

La importancia del sueño en la salud y la prevención de enfermedades

Está científicamente comprobado que los hábitos de sueño están estrechamente relacionados con la salud física y psicológica del ser humano. Según la Organización Internacional del Trabajo, los hábitos de sueño, así como la privación crónica y los trastornos  del  sueño  muestran  un  claro  impacto sobre  la salud y  la productividad.

En los últimos años ha crecido el interés por el estudio de los hábitos de sueño y su relación con la salud general, ya que influyen negativamente en la calidad de vida de las personas  que  los  padecen  (Juárez  y  Cárdenas,  2006),  asociándose con la   presencia  de  múltiples patologías  tanto  físicas  como  psicológicas. Por esto, es importante reconocer la  influencia  de los  hábitos  de  sueño,  entendidos como calidad,  cantidad  y  rutinas  de  sueño,  y el impacto que tienen sobre  la  salud  y  el  bienestar individual de cada uno de nosotros.

Las investigaciones indican que la cantidad de sueño objetiva, es decir, el número de horas  diarias  dedicada  al  sueño, tanto patrones largos como cortos, son factores de riesgo  de  cáncer,  derrames  cerebrales  y  enfermedades  coronarias,  desarrollo  de  diabetes,  alteraciones  en  el  funcionamiento físico, depresión, ansiedad, abuso de drogas, alcohol o nicotina, incremento en la tasa  de accidentabilidad, inestabilidad  emocional  y  trastornos  psiquiátricos  (Buela-Casal, Miró, Iañez y Catena, 2007)

También es importante tener claros los beneficios de adoptar esta actividad como un hábito diario. Las investigaciones han relacionado dormir lo suficiente con una mejor concentración, productividad y cognición. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), descansar lo suficiente cada noche permite que la presión arterial del cuerpo se regule, evitando así uno de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas más comunes, como lo es la presión arterial alta.

La falta de sueño también está considerada como un factor que contribuye a muchas muertes por causa del suicidio. Además que puede afectar el deseo o la capacidad de una persona de mantener un estilo de vida saludable, contribuyendo así al aumento de peso.

Tal y como hemos podido comprobar, un buen hábito de sueño y descanso, combinado con ejercicio regular y una dieta balanceada aportarán a tu salud grandes beneficios, que evitarán a largo plazo, problemas y enfermedades causadas por este mal hábito.

Claves para lograr buenos hábitos de sueño

  • Mantén un horario de sueño organizado, tanto a la hora de dormir como de levantarte
  • Evita dormir por el día
  • Duerme lo necesario para sentirte saludable, no pases un tiempo excesivo en la cama
  • Genera un ambiente tranquilo y confortable para dormir
  • Intenta leer o tener algún otro ritual inductor del sueño. 
  • Evita estimulantes como alcohol, tabaco o cafeína antes de dormir.

Categorías
Salud Salud mental

Hábitos para una buena salud mental

De la misma manera como la mayoría del tiempo nos mantenemos alerta a cuidar nuestra salud física para conseguir un óptimo desarrollo de nuestro cuerpo, también es fundamental estar atentos a cuidar nuestra salud mental e intentar mantener un equilibrio de manera integral. 

Reconocer la importancia de crear entornos y condiciones de vida que propicien la salud mental y permitan a las personas adoptar y mantener modos de vida saludables, nos va a permitir tomar acciones que permitan aumentar las posibilidades de que más personas tengan una mejor salud mental.

La Organización Mundial de la Salud dice que “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por esto es importante practicar hábitos que ayuden a conservar nuestra salud mental y que nos permitan desarrollar todas las actividades que conllevan una rutina diaria. A continuación descubriremos 4 hábitos  que nos permitirán conseguir este objetivo.  

Come sano:  El cerebro necesita de alimentos nutritivos  para poder funcionar tanto en lo cognitivo como en lo emocional. Por este motivo es necesario incorporar una dieta balanceada incluyendo todos los grupos alimenticios, como verduras, frutas, pescados, carnes, cereales, legumbres y lácteos. También es importante controlar las porciones e incorporar un 50% de carbohidratos, un 30% de grasas y un 20% de proteínas en nuestra dieta.

Ejercítate: Está científicamente comprobado que la práctica regular de ejercicio físico contribuye a que estemos protegidos de la depresión y otros trastornos mentales, además de mantenernos emocionalmente bien y ser menos susceptibles a los cambios de humor. Se recomienda practicar algún deporte entre 3 y 4 veces a la semana mínimo unos 30 minutos al día para que nuestro estado psicológico se vea beneficiado.

Duerme bien: Dormir lo necesario es un factor determinante al momento de evaluar la salud psicológica. Según la Organización Internacional del Trabajo (ILO, 2012) los hábitos de sueño, así como la privación crónica y los trastornos  del  sueño  muestran  un  claro  impacto sobre  la salud, y la productividad. Dormir entre 6 y 8 horas es lo generalmente recomendado, sin embargo hay que encontrar el justo equilibrio que nos permita disfrutar de una salud psicológica óptima.

Comparte con familia o amigos: Los amigos tienen una función importante en la mejora de tu salud en general. Los adultos con relaciones sociales consolidadas tienen menos riesgo de tener problemas de salud importantes, como la depresión. Por eso siempre que puedas dedica tiempo de ocio y valor para tus seres queridos. Aún en la distancia, gracias a las nuevas tecnologías podemos mantenernos conectados y acercarnos a aquellos que están muy lejos de nosotros. Prueba hacer videollamadas para recordarle a aquellas personas que no te olvidas de ellas y que quieres mantener viva la llama del afecto y la amistad.

Asimismo, es importante también contribuir a acciones sociales conjuntas que permitan el desarrollo de un entorno mentalmente saludable. Acciones tales como programas dirigidos a grupos vulnerables, promoción de salud mental en la escuela, el trabajo, prevención de la violencia, campañas contra la discriminación, y el apoyo a los distintos programas comunitarios.

En este sentido, la salud mental y el bienestar son fundamentales para nuestra capacidad colectiva e individual de compartir, manifestar sentimientos, interactuar con los demás y disfrutar de la vida.

Categorías
Alimentación Saludable Salud

¿Qué es el autocuidado y cómo ponerlo en práctica?

El autocuidado es considerado por la OMS como “la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover la salud, prevenir enfermedades, mantener la salud y hacer frente a las enfermedades y discapacidades con o sin el apoyo de un proveedor de atención médica”. Pero, ¿Qué traduce esto y cómo lo podemos aplicar a nuestra vida diaria? Hoy te contamos qué es el autocuidado, sus beneficios y cómo llevarlo a cabo. 

¿Tomas tiempo para cuidar tu bienestar?, ¿cuidas tu salud física, emocional, mental y espiritual? Si lo estás haciendo, ¡felicitaciones! Si aún no es así, quizás es hora de incluir ciertos hábitos en tu vida.

Practicar el autocuidado consiste en dedicar un tiempo para ti mismo, para tu bienestar y tu salud, esto te permite sentirte más feliz y pleno. 

Para ello, es importante reconocer que cada persona es responsable de su bienestar. Sin embargo, para conocer un poco más del autocuidado, es importante dividirlo en diferentes tipos: físico, emocional, social y cognitivo. A continuación, te compartimos algunas pautas que debes seguir para cada uno.

Físico: Dormir bien, descansar lo suficiente, comer sano y hacer deporte.

Emocional: Autoperdón, mantenerte positivo, ser resiliente y manejar el estrés.

Social: Saber pedir ayuda, ser escuchado, dar afecto y cultivar relaciones sanas.

Cognitivo: Meditar, conectar con la naturaleza, disfrutar del silencio y leer. 

A partir de allí, debemos cultivar hábitos de autocuidado en tu vida diaria que puedan mantener un equilibrio entre lo físico y lo emocional.

¿Qué beneficios trae el autocuidado? 

  • Mejora tu productividad: Con el autocuidado sacas tiempo para las cosas más importantes y aprendes a decir “no”. Ayuda a enfocarte y concentrarte en lo que estás haciendo y lo que es realmente importante para ti. 
  • Mejora tu autoestima: Cuando dedicas tiempo a ti mismo te sientes mejor, aprendes a conocerte, mejoras tu diálogo interno y te ayuda a ver la vida de una manera más positiva. 
  • Mayor capacidad para manejar el estrés: El autocuidado te ayuda en la generación de respuestas alternativas para afrontar situaciones de estrés. 
  • Mejor calidad de vida: Si el autocuidado es un pilar fundamental en tu vida, tú y tu entorno familiar tendrán una mejor calidad de vida para enfrentar el día a día. Además, contribuye a mejorar las relaciones personales. 
Categorías
Alimentación Saludable Deporte Salud

Hábitos saludables para prevenir la obesidad

En el Día Mundial de la Obesidad, nos sumamos a esta conmemoración para crear conciencia sobre la importancia de llevar hábitos de vida saludable en nuestra vida diaria, con el fin de prevenir enfermedades. Es importante entender que la buena alimentación y la actividad física son fundamentales para una vida sana.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Un índice de masa corporal (IMC) superior a 25 se considera sobrepeso, y superior a 30, obesidad. 

Esta enfermedad ha traído consigo una serie de problemas serios para la salud y muchas muertes por causas relacionadas con el sobrepeso o la obesidad. Por lo cual, es fundamental adquirir hábitos saludables que impidan su aparición. Hoy te contamos algunas recomendaciones para combatir la obesidad. 

  1. Come lo suficiente y respeta los horarios: Recuerda que saltarnos los horarios de las comidas y no tener un buen control, nos traerá trastornos como el aumento de la acumulación de grasa en el organismo, y con ello el sobrepeso. Intenta comer a la hora adecuada y no te saltes las comidas. Por más movido que esté nuestro día, es importante sacar un tiempo exclusivo para comer con calma. 
  1. Dile adiós al tabaco: Fumar está asociado a muchas enfermedades, igualmente con el aumento de peso. Si eliminas este hábito de tu vida, a largo plazo traerá muchos beneficios para la salud.
  1. Mantente activo: Una de las maneras más efectivas y recomendadas por los médicos para combatir la obesidad es mantenerse activo, una correcta rutina de ejercicio durante la semana bastará para sentirte mejor y reducir la posibilidad de padecer obesidad. Puedes realizar actividades como salir a caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, ir al gimnasio, etc.
  1. Mide tus niveles de glucosa: Tal vez no le prestes atención o nunca te hayas medido los niveles de glucosa, pero conocerlos es importante para detectar índices irregularmente elevados, incluso pueden ayudar a estar alerta a una posible prediabetes. Estas medidas son fundamentales en la prevención de enfermedades. 
  1. Comer varias veces al día fruta y verdura: Una dieta abundante en frutas y verduras ayuda a mantener una alimentación equilibrada. Además, es importante también consumir legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  1. Promover la comida casera: A veces el afán del día a día nos lleva a comer en la calle a diario, esta es una acción que debemos limitar si queremos evitar problemas de salud relacionados con la obesidad. “Comer en casa, charlar alrededor de la mesa en familia y preparar los alimentos de manera casera son prácticas que pueden mejorar el consumo de comidas saludables en su hogar”, indican los expertos. 
  1. La hidratación, la mejor aliada: Mantener el cuerpo hidratado es muy importante para la prevención de las enfermedades, incluyendo la obesidad. Muchos expertos recomiendan beber entre ocho y diez vasos de agua al día, ya que ayudan en la limpieza y desintoxicación de las impurezas del cuerpo.

Todas estas recomendaciones son fundamentales para llevar una vida más saludable y activa. La prevención de la obesidad empieza cambiando tus hábitos y con pequeñas acciones diarias que después tu cuerpo agradecerá. 

Igualmente, no olvides realizarte chequeos médicos regulares para el control de tu estado de salud. En Gimed pensamos en tu salud.

Categorías
Alimentación Saludable Salud

¿Cómo lograr la alimentación consciente?

Comer bien es uno de los pilares fundamentales para una buena salud. Al comenzar el año, siempre nos proponemos cambiar nuestros hábitos alimenticios para sentirnos más saludables, pero muchas veces es difícil lograr este propósito y terminamos aplazando dietas. Te queremos contar algunos pasos que debes seguir si quieres llevar a cabo una alimentación consciente y cambiar tus hábitos. 

De acuerdo con los expertos, “comer sin conciencia los alimentos puede estar contribuyendo a la epidemia de obesidad y otros problemas de salud. De aquí surge el concepto de la alimentación consciente”. 

Según un estudio de la Universidad de Medicina de Harvard, la alimentación consciente consiste en estar completamente atento a la comida, tanto a la hora de comprarla como al cocinarla y servirla. 

¿Cómo lograr la alimentación consciente?

Haz una lista de compras

Para elegir lo más saludable, debes ser consciente del impacto de cada alimento para tu salud. Prioriza frutas y verduras y evita los alimentos procesados, papas fritas y dulces. 

Come raciones pequeñas y regula cantidades

Una de las maneras más efectivas de controlar tu peso es comiendo porciones pequeñas. A menudo no nos damos cuenta de cuánto o con qué frecuencia comemos, sin embargo, la opción más saludable es optar por raciones pequeñas de comida. 

Mastica bien 

Masticar bien ayuda a digerir y metabolizar la comida de manera más efectiva, lo que promueve una relación más saludable con los alimentos.

Un vaso de agua antes de cada alimento 

De acuerdo con un estudio de Clinical Nutrition Research: “beber un vaso de agua antes de comer nos ayuda a estar saciados. El estómago se siente más lleno y regula la sensación de hambre. De esta forma impedimos sobre todo que cometamos excesos con las calorías”. Además, te ayuda a mantener la temperatura corporal y ayuda a tener una piel sana, entre otros beneficios. 

Come en un lugar agradable

Nuestro entorno también influye al momento de disfrutar de los alimentos. Es recomendable elegir un lugar tranquilo, en el que nos sintamos relajados. Servir los alimentos de forma visualmente agradable también es importante para disfrutar del momento. 

De esta manera, es fundamental seguir estas recomendaciones para llevar una alimentación consciente, lo que tendrá un impacto positivo tanto en la salud y ayudará a mantener un peso saludable.